Dirigir el Pensamiento, joven, Ego, Content@, Agradecid@

El Pensamiento tiene como misión principal la supervivencia. Por eso no podemos quitárnoslo de encima: Tiene que estar activo todo el tiempo. Nos asusta, nos felicita o nos engaña, cumpliendo su misión. Aunque se equivoque, sigue ahí intentando dirigir nuestra vida aunque la verdad es que no controla casi nada: la respiración, la digestión, el inmunológico, los sentidos, el crecimiento, el amor…

El pensamiento inventa lo que sea para que le sigamos y sabe que se le pone más difícil cuanto más por encima estamos del nivel de supervivencia del hombre primitivo. El pensamiento quizá no haya inventado el Ego pero lo ha potenciado a nivel individual y colectivo.

Todos, desde niños nos vamos montando nuestra propia historia: Si fuiste a un colegio de curas o de monjas, si sacabas buenas notas o si eras listo para la vida, si se te da bien esto o lo otro, si eres católico o no católico, si te gusta esto o lo otro, si tu posición social o económica es ésta o la otra, si eres joven, adulto o superadulto, etc. Con eso, se crea tu Ego. 

El Ego rechaza la idea de que tu seas sólo una simple forma de vida dentro de una Unidad universal que es la Naturaleza. Te propone que eres un individuo independiente que tiene que estar siempre preparado para defenderse en un mundo peligroso. Esta predisposición hace que, a veces, nuestra conducta parezca algo hostil hacia los demás, lo cual  les obliga a protegerse y así al final todos vemos que efectivamente es verdad que el mundo es un medio hostil y peligroso. 

El Ego se basa en la Memoria que yo voy creando sobre el pasado sin importar que, como sabe cualquier juez, la Memoria nos engaña igual que el pensamiento pues su función es la misma: La supervivencia. Y sus limitaciones en la percepción de lo que pasa, las mismas.

El Ego te avisa cuando aquél te ha mirado mal, el otro está intentando quitarte a tu chica y tu mejor amiga conspira para medrar en la organización pisando tu cabeza. El Ego te dará muchos disgustos y estrés y te quitará paz y muchos amigos, lo cual no es muy saludable. 

Añadiendo capítulos a tu historia para seguir la construcción de tu Ego, vas tomando conciencia de lo mayor que eres. Ahora, imagínate que el Ego te pone años encima…

Identificarse con el pasado puede ser nocivo, sobre todo si opinas que has tenido mala suerte o que eres un desastre. Te quita la libertad de creer en lo que puedes hacer hoy. Ahora, si esa conciencia de tu pasado, de “los años que llevas encima”, se transmite a la pequeña inteligencia y memoria de cada célula, corres el riesgo de que se vuelva más “vieja y pesada” de lo que podría ser.

Todos los órganos, los tejidos, las células cambian del todo muchas veces en la vida. No hay ni un sólo átomo en nuestro cuerpo que hubiera estado ahí hace 10 años.

Quizá debido a los avances tecnológicos en Asia, la Ciencia occidental es más consciente de que si tienes que validar el por qué de las cosas antes de utilizarlas, te estás limitando mucho. Así, antes, un científico occidental no podía aceptar que, por poner un ejemplo absurdo, si eres carpintero, mayor de 40 tacos y practicas natación, eres propenso a neumonías. Para un asiático, el no entender por qué no representa ningún problema, siempre que sea algo comprobado. No sé por qué la mar salada, la atmósfera, la electricidad o la gravedad, aunque sí sé que funcionan. 

Pocas veces veo la muerte en la Naturaleza. Lo que veo es la transformación de una forma de vida que ya no es muy viable en otras que lo son más, aunque sean formas elementales que dan soporte a otras más complejas. Y es muy rápido. 

A lo que voy es a que es posible que si crees que ya eres viej@, pues pasas de los 30 ó los 40, o que tu vida es muy dura o triste, la Naturaleza no discuta tus razones: empieza al instante el proceso de transformación. Tu sistema inmunológico no estará a tope, las nuevas células no serán tan robustas como las precedentes y probablemente te harás viejo antes de tiempo.

Puede que aceptar el Presente, intentar estar content@ y agradecid@ desde ahí ir haciendo tu vida, te libre de algún que otro resfriado y de algún que otro enemigo.

Published by leondeadrian

Grateful4Life

Leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: