Estudiando el precedente de la crisis de 1929, en muchos países el gobierno democrático quedó seriamente amenazado por un nivel de desempleo y miseria insoportable o sucumbió bajo sistemas totalitarios.

El gobierno federal de EEUU participaba entonces en el PIB en una proporción del 3% nada más, el funcionamiento del mercado, aunque imperfecto pero con una mínima intervención del poder político proporcionaba trabajo a todo el que quería trabajar y casi todos querían. El Presidente Hoover, unos de los talentos económicos más respetados era partidario de dejar actuar al mercado. 

El nuevo gobierno de Franklin D. Roosevelt (FDR) recibió también invitaciones o sugerencias para empezar a actuar con poderes especiales  aunque decidió aceptar el desafío de adoptar las medidas de acuerdo con el Congreso. Como Lincoln, pensaba que el test supremo de la democracia es su capacidad de hacer posible que cada persona pueda desarrollar su proyecto de vida en condiciones de igualdad sin tener que soportar cargas sobre sus hombros. 

FDR empezó a aplicar en los primeros cien días ciertas medidas que en gran medida el gobierno de Hoover ya había propuesto pero con muy bajo nivel de recursos y de compromiso. En 1933 se emprendieron programas para la creación de empleo y, ante la falta de resultados, desde 1935 a una escala sin precedentes. Los sindicatos habían dicho: « Queremos trabajo, no subsidios». Fueron medidas audaces para luchar y ganar “una guerra no ya sólo contra la miseria y la desesperanza sino para defender el sistema de libertades democráticas”. 

A título de ejemplo, el 15-3-1933: FDR presentó al Congreso una Ley (Economy Act ) para “reducir la paga de todos los que trabajan  para el Gobierno y Fuerzas Armadas en un 15%”. El Gasto de los Ministerios se cortó en un 25%. El ahorro de $1.000 millones de entonces fue para financiar el New Deal.

En materia de creación de empleo, se desarrolló un  extenso programa de obras públicas en proyectos tanto de grandes infraestructuras como de pequeñas y se creó un buen número de agencias del gobierno federal. Estas iniciativas sufrieron las demandas judiciales de algunos estados y de los que pensaban que la Constitución no otorgaba tales poderes al Presidente si bien, en gran medida, prevaleció el criterio de que lo que no está prohibido por la Constitución puede ser objeto de la iniciativa presidencial. 

La creación del Cuerpo Civil de Conservación de la Naturaleza, por ejemplo, fue calificada por la oposición como propia de un gobierno fascista.  El Civilian Conservation Corps (CCC) empleó a casi 2,75 millones de personas, al principio sólo jóvenes sin trabajo, para mejorar la tierra y bosques propiedad del gobierno mediante su irrigación, enriquecimiento del suelo, control de plagas, plantación de árboles, prevención de incendios, incluyendo pequeños embalses en puntos adecuados y otros varios trabajos de conservación. Los jóvenes ganaban $1 al día y tenían que enviar una parte a sus familias.

También se promulgó la legislación bancaria que ha estado vigente hasta hace pocos años, separando los bancos comerciales de los bancos de inversión. Las medidas de intervención y desarrollo agrario, frenando el éxodo de miles de familias que huían de la miseria y tratando de proteger el nivel de vida de los agricultores se han convertido en parte del paisaje aunque hoy en día, los hogares rurales en EEUU disfrutan de unos ingresos medios más altos que la media nacional de las familias. 

Esta es precisamente la crítica que hacen los Neoliberales. Una vez que los programas se instalan, se establece como costumbre la  intervención del gobierno en la Economía, decidiendo quién va a ser más rico o menos. Entonces ocurre que los políticos, junto con los técnicos que gestionan los programas, junto con los beneficiarios directos se atrincheran y se hacen fuertes aunque hace tiempo que hayan dejado de ser ni siquiera útiles. El público en general no tiene la misma capacidad de movilización pues su contribución a tal o cual programa es una cantidad pequeña e invisible que va dentro de lo que paga por impuestos.

Published by leondeadrian

Grateful4Life

Leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: